Habitat for Humanity podría ser clave para las viviendas a bajo precio en Carolina del Norte, pero obstáculos limitan su alcance

Mientras el estado ostenta el tercer número más alto de viviendas de Habitat construidas en Estados Unidos, algunos condados carecen de los recursos para abordar las necesidades de la vivienda.

In English

Cuando el huracán Dorian azotó los Outer Banks a principios de septiembre del 2019, Ocracoke, una pequeña isla sin puente en el condado de Hyde, fue la más afectada. La tormenta destruyó 40 hogares y dañó cientos más, dejando a 400 de los 1,000 residentes de la isla sin hogar.

Mucho antes de la llegada de Dorian, Ocracoke Island, conocida por sus extensas playas de arena y atracciones naturales, había estado lidiando con la escasez de viviendas asequibles para sus casi 1,000 residentes permanentes. “Se convirtió en una crisis”, dijo Sara Teaster, quien se mudó a la isla 10 días después del huracán.

La pandemia de COVID-19 exacerbó la crisis de vivienda en Ocracoke Island, un popular destino turístico cuya población puede alcanzar las 10,000 personas al día durante la temporada alta. Trabajadores remotos inundaron la isla, y los propietarios, algunos buscando recuperar gastos de reparación por la tormenta, convirtieron alquileres anuales en semanales.

El huracán Dorian azotó los Outer Banks como huracán de categoría 1 en septiembre de 2019, dejando casas inhabitables y daños graves en toda la isla de Ocracoke. Foto: Sara Teaser.

Esto dejó a residentes como Teaster, quien ha estado buscando un nuevo alquiler durante los últimos seis meses, luchando por encontrar viviendas asequibles. “Es increíblemente estresante”, dijo Teaster, cuyo arrendador regresa a la isla. “Estoy muy integrada en esta comunidad y no quiero irme, pero es muy difícil encontrar un lugar para vivir”.

El continente del condado de Hyde enfrenta luchas similares, incluyendo viviendas antiguas y opciones de alquiler limitadas.

En el año fiscal 2022, los afiliados locales de Habitat for Humanity en Carolina del Norte construyeron 229 hogares nuevos y repararon 560, según datos proporcionados por Habitat. Ninguno fue en el condado de Hyde, que es uno de los 24 condados en el estado sin una oficina afiliada local.

En todo Carolina del Norte, hay una creciente necesidad de modelos de vivienda asequible como Habitat a medida que aumentan los precios de las viviendas y los ingresos permanecen estancados.

¿Podría ayudar tener más afiliados de Habitat for Humanity?

Desde la apertura de su primer afiliado en Carolina del Norte en Asheville en 1983, Habitat ha construido más de 8,000 casas nuevas en el estado, según Habitat. Carolina del Norte ostenta el tercer número más alto de viviendas de Habitat construidas en el país, detrás de Texas y Florida.

Habitat ofrece uno de los pocos caminos hacia la propiedad para familias que ganan menos del 80 % del Ingreso Medio del Área. Para familias en o por debajo del 50 % del IMÁ, es la única opción.

Al conducir por la isla, Teaster se frustra al ver las casas vacías que bordean las calles, algunas desmanteladas, otras necesitadas de reparaciones. “Es muy difícil pasar por estas casas vacías que… han sido parcialmente desmanteladas o aún necesitan reparaciones, pero tal vez los propietarios no tienen el dinero para hacerlo o… no tienen el tiempo o no viven aquí”, dijo. “Pero si hubiera un grupo comunitario de construcción, al igual que lo hace Habitat, quizás podríamos reparar algunas de estas casas y colocar a personas en ellas”.

Ocracoke necesita viviendas durante todo el año para todos los trabajadores esenciales, pero la mayor necesidad es para alquileres entre $650 y $1,000 al mes, según un informe del año pasado de la Development Finance Initiative, un brazo de la Escuela de Gobierno de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill. El alquiler promedio en la isla es de $1,100 al mes y las ventas promedio de casas son de $445,000, según el informe.

Dado que el ingreso familiar medio para una familia de cuatro en el condado de Hyde es de $58,000, el informe encontró que todos los trabajadores esenciales de Ocracoke ganan menos del 100 % del ingreso medio del área.

La falta de grandes parcelas de tierra contiguas en Ocracoke hace que las viviendas unifamiliares sean una opción más práctica que las estructuras multifamiliares como grandes complejos de apartamentos. Habitat, con su experiencia en la construcción de tales hogares, podría desempeñar un papel clave en abordar esta necesidad de vivienda.

“Sé que parte del modelo de Habitat es ayudar a las personas a ser dueñas de sus propias casas”, dijo Teaster, quien también es miembro de la Hyde County Educational Foundation, una nueva organización sin fines de lucro que está construyendo seis unidades de vivienda asequible para nuevos maestros de la Escuela del Condado de Hyde. “Ser dueño de una casa es muy importante para establecer miembros de la comunidad a largo plazo, para que no tengamos una población transitoria. ¿Cómo tienes a alguien que esté invertido en la comunidad? La propiedad de vivienda es una gran parte de eso, y sé que así es como Habitat ayuda a mucha gente”.

Si bien grupos como Habitat no pueden abordar solos la escasez de viviendas asequibles en el condado de Hyde, pueden desempeñar un papel crucial complementando otros esfuerzos, incluyendo iniciativas del gobierno local.

Por ahora, el sueño de ser dueño de una casa se siente cada vez más fuera del alcance de muchas personas como Teaster. “La propiedad de una vivienda, al menos aquí en la isla, es inalcanzable para alguien como yo”, dijo Teaster. “Tengo un buen trabajo. Tengo un buen ingreso, pero no es suficiente como para comprar una casa”.

Heather Witt, junto con sus dos hijos, recibe las llaves de su nuevo hogar. Foto: Transilvania Habitat for Humanity

‘Me siento empoderada’

Heather Witt solicitó una vivienda, aunque de manera vacilante, después de enterarse en Facebook que Transylvania Habitat for Humanity estaba aceptando aplicaciones. No pensó que calificaría.

Witt había estado viviendo en un apartamento gubernamental de dos habitaciones con sus dos hijos en Brevard. Estaban creciendo y ella necesitaba espacio.

Pero en septiembre, se mudó con sus dos hijos a una casa de tres habitaciones bajo un acuerdo con Transylvania Habitat for Humanity que requería que Witt hiciera pagos mensuales de la casa limitados al 30 % de sus ingresos (aproximadamente $1,080) y contribuyera con un total de 200 horas de “equidad de esfuerzo” (sweat equity).

“Se siente increíble, y me siento empoderada de que esto es mío”, dijo Witt, quien se ofreció como voluntaria en la tienda de segunda mano ReStore de la organización. “Puedo pintar las paredes del color que quiera para mis hijos, y puedo escribir pequeñas marcas de dónde están creciendo cada par de meses en mi pared. Puedo plantar lo que quiera. Es empoderador, es liberador”.

 

La nueva casa de tres habitaciones de Heather Witt es una de las de las 77 viviendas terminadas por Transilvania Habitat for Humanity desde su fundación en 1984. Foto: Transilvania Habitat for Humanity

Este año, Transylvania Habitat for Humanity está a punto de completar su 77ª vivienda desde su fundación en 1984. Históricamente, la organización, con sede en Brevard, construía una o dos viviendas al año, pero la producción aumentó a cuatro viviendas en el 2022 y cinco en el 2023.

“Es un problema tan grande que no hay forma de que podamos construir suficientes viviendas para llenar completamente la brecha”, dijo Angie Hunter, quien ha sido directora ejecutiva de la organización desde octubre del 2019.

En el condado de Transylvania, el 22 % o 3,046 hogares tienen una carga económica, según la North Carolina Housing Coalition; el 41 % son inquilinos y el 18 % son propietarios.

Unas 800 familias de Transylvania de ingresos bajos a moderados necesitan vivienda, según un informe de julio de DFI. Casi la mitad de la fuerza laboral de Transylvania está empleada en industrias como el comercio minorista, ganando un promedio de menos de $40,000 al año, según el informe.

El precio medio de una vivienda unifamiliar recién construida se duplicó entre los años 2016 y 2022, alcanzando los $633,000. En julio del 2021, un hogar necesitaba ganar $77,000 para poder comprar una casa en el condado de Transylvania. Hoy en día, se necesita un ingreso familiar de $133,000 para comprar una casa, lo que representa el 170 % del ingreso medio del área (AMI) para una familia de cuatro personas.

Los altos costos de vivienda en Brevard obligan a muchos trabajadores esenciales, incluyendo maestros, policías y asistentes de salud en el hogar, a viajar desde fuera de la ciudad. Más de la mitad de los viajeros de Brevard, alrededor de 700 personas, ganan menos de $40,000 al año, quedando por debajo del 80 % del ingreso medio del área. Muchos eran residentes de Brevard que se vieron obligados a irse debido al aumento de los costos de la vivienda.

El nuevo programa de “reparación crítica de viviendas” de la organización, lanzado este año, ayudará a los residentes de ingresos bajos a moderados a mantener sus hogares y expandirá el alcance de la organización dentro del condado. Hasta ahora, han completado 57 reparaciones, dijo Hunter.

En los últimos años, Transylvania Habitat for Humanity ha aumentado su personal a 18 personas, lo que ha ayudado a aumentar el número de viviendas que construye. “Estamos intentando aumentar nuestra capacidad para construir más viviendas. Hemos aumentado nuestro personal, nuestras recaudaciones de fondos y el número de clientes. Nunca hubiéramos podido hacer ese tipo de producción sin aumentar nuestro personal”, dijo Hunter.

La organización ha adquirido recientemente una propiedad de 8.1 acres cerca de Brevard, donde planea construir 33 viviendas asequibles.

“Si me preguntan qué me mantiene despierta por la noche, mi respuesta sería la rapidez con la que podemos construir viviendas”, dijo Hunter. “Queremos brindarles soluciones de vivienda a estas familias e individuos a un ritmo mucho más rápido porque la crisis nunca ha sido más aguda”.

Gestionando afiliados locales de Habitat

Establecer afiliados locales de Habitat no está exento de dificultades. Cada afiliado opera de manera independiente, funcionando como una empresa constructora, una tienda minorista, un suscriptor hipotecario y un servicio.

Todos los miembros originales de Habitat for Humanity  de Alexanderrenunciaron poco después de contratar a Matt Cooksey como director ejecutivo de la organización en el 2002.

“Hicieron un buen trabajo, pero estaban exhaustos después porque hicieron la mayor parte del trabajo ellos mismos”, dijo Cooksey, cuya organización ha construido 28 viviendas desde el 2002. “No sabían cómo recaudar fondos y todas las demás partes de esto, así que terminaron contratándome a mí”.

Durante sus primeros seis años, Cooksey fue el único empleado, administrando todos los aspectos de la organización sin personal de apoyo. Hoy en día, lidera un equipo de aproximadamente cinco empleados a tiempo parcial en el lado de Habitat y 10 en el lado de ReStore.

A diferencia de afiliados más grandes, Cooksey a menudo gestiona todo el proceso para los solicitantes, desde el contacto inicial hasta el cierre de la casa. Esto incluye el papeleo financiero, el trabajo legal e incluso la construcción. Aunque algunas tareas ahora están delegadas, como la administración de oficina y las operaciones de ReStore, él aún está activamente involucrado en la construcción junto a un pequeño equipo.

Como afiliado rural, Cooksey dijo que las donaciones son difíciles de conseguir. En sus 21 años, la mayor donación que ha recibido su oficina de afiliado es de $1,500, en marcado contraste con millones recibidos por algunas contrapartes urbanas. Parte de la razón, dijo Cooksey, es que las grandes corporaciones tienden a estar ubicadas en áreas urbanas. En febrero pasado, Bank of America, Lowe’s y Wells Fargo donaron $1 millón cada uno a Habitat Charlotte Region para ayudar a celebrar su 40 aniversario y apoyar el Proyecto de Trabajo Jimmy & Rosalynn Carter. El banco también tiene un equipo de voluntarios que participa en proyectos de construcción de viviendas de Habitat Charlotte Region.

“Si eres una empresa, ¿te establecerías en un condado rural pequeño o estarías en un área urbana grande?”, preguntó Cooksey. “La mayoría de las veces dan dinero donde tienen su sede y así que no obtenemos eso aquí”.

En el condado de Alexander, que está justo al norte de Hickory, el 17 % de los hogares luchan con los costos de vivienda, siendo los inquilinos el 33 % y los propietarios el 14 %, según un informe de Vivienda de Carolina del Norte. Esta estadística es un recordatorio constante del desafío que se avecina, dijo Cooksey, señalando la mayor demanda de casas de Habitat.

En un sábado reciente, Cooksey estaba colgando paneles de yeso con un grupo de estudiantes de secundaria de una escuela cercana. “Yo mismo coloqué todas las esquinas de esta casa y luego los estudiantes de secundaria vinieron e hicieron el resto”.

Esta historia es parte de ‘I Can’t Afford to Live Here’, un proyecto de reportaje colaborativo centrado en soluciones para la crisis de vivienda asequible en Charlotte. Carolina Public Press forma parte del Colaborativo de Periodismo de Charlotte (CJC), lanzado por Solutions Journalism Network con financiamiento de Knight Foundation. El CJC fortalece el ecosistema de noticias local y aumenta las oportunidades de participación. Está respaldado por una combinación de subvenciones locales y nacionales y patrocinios. Para obtener más información, visite charlottejournalism.org.

Leave a Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *