Lo que Charlotte podría aprender de Filadelfia y su lucha para preservar las viviendas a bajo precio

Filadelfia tiene algo que Charlotte necesita, y ya ha salvado 500 hogares

In English

Imagine una casa antigua que necesita arreglos serios. Tal vez el piso se está hundiendo, los paneles de yeso se están hundiendo y el techo necesita algo de trabajo.

Podría haber dos opciones para esa casa. Uno: derribarla y construir algo nuevo. La otra podría ser invertir en arreglarla.

Un grupo en Filadelfia está capacitando a los residentes para que opten por la segunda opción. Al hacerlo, ha ayudado a preservar casi 500 unidades asequibles como resultado.

El programa llamado Jumpstart Philly, se basa en un modelo que podría replicarse en Charlotte. Los residentes locales con mentalidad comunitaria reciben capacitación sobre cómo comprar, renovar y vender casas antiguas, y luego se les brindan préstamos y orientación experta para sus primeros proyectos.

Se alienta a los participantes a vender las casas reparadas a precios económicos y se quedan con las ganancias que obtengan.

Los participantes han dicho que el programa los ha empoderado, entre ellos está Lafayette Lee-Womack, de 38 años.

Nunca pensó en sí mismo como un renovador de viviendas, pero ahora casi ha terminado con su primer proyecto: una pequeña casa adosada de dos pisos en el vecindario West Kensington de Filadelfia.

Sonreía con orgullo mientras caminaba por la casa adosada un martes hace poco, esquivando vigas de madera y una escalera de metal. Acababa de terminar algunas reparaciones del techo y una nueva instalación de HVAC (sistema de climatización) y calentador de agua, y todavía le quedaban algunos elementos más en su lista de tareas pendientes de renovación.

Lafayette Lee-Womack se toma un descanso de arreglar una casa adosada de dos pisos en Filadelfia. Está renovando la casa con la ayuda del programa Jumpstart Philly. Foto: Nick de la Canal, WFAE.

Antes, la casa estaba vacía y en mal estado. Lee-Womack se la compró por $75,000 a la madre de un amigo, propietaria de la casa desde la década de 1980. “Simplemente ha estado allí durante años”, dijo Womack.

Si bien nunca antes había asumido un proyecto de renovación a esta escala, aprendió todos los conceptos básicos de su capacitación en el programa Jumpstart Philly.

‘Mucha gente no tiene ese tío rico’

El programa fue creado en el 2015 por el desarrollador comercial Ken Weinstein.

“Hay mucha gente por ahí que no tiene ese tío rico que estuvo en el desarrollo inmobiliario durante años y puede enseñarles cómo hacerlo. Nosotros somos ese tío”, dijo Weinstein.

Los residentes con mentalidad comunitaria están invitados a inscribirse en el programa de capacitación de cuatro semanas y 16 horas, donde aprenden todo, desde el abastecimiento de propiedades hasta la zonificación y la construcción.

Cuando los estudiantes terminan el curso, se les asigna un mentor experimentado que los ayuda a guiarlos a través de sus primeros proyectos. Weinstein dijo que más de 2,000 personas han tomado el curso.

“Conseguimos personas en todos los ámbitos”, dijo. “Tenemos jubilados, tenemos gente en la universidad y recibimos muchas solicitudes de contratistas o agentes inmobiliarios o simplemente buena gente del vecindario que quiere eliminar la ruina de su comunidad.”

Algunos graduados del programa ganan casas por $10

Los graduados también pueden solicitar préstamos del programa para sus primeros proyectos y, en los últimos años, un pequeño grupo de graduados afortunados ganó una nueva lotería del programa que les otorga una casa vacante de la Autoridad de Vivienda de Filadelfia por el bajo precio de $10.

Mamadou Ndiaye fue uno de los 10 ganadores de la lotería en 2021.

“Soy lo que consideraría más como un novato en la inversión inmobiliaria”, dijo.

El analista de datos de 28 años pasó tres meses instalando nuevos pisos, ventanas y electrodomésticos en la casa adosada que ganó. Una vez terminado, se le pidió que la vendiera o alquilara a alguien que no ganara más del 80 % del ingreso medio del área.

“Quería a alguien que… estuviera realmente interesado en ser dueño de una casa y ser propietario de una vivienda, pero que no pudiera hacerlo simplemente debido a las condiciones del mercado”, dijo.

Encontró a Jacki Saez, de 32 años, una residente de Filadelfia de toda la vida que recordaba sin dudarlo la fecha en que cerró la compra de la casa de dos pisos en el vecindario Kensington de Filadelfia.

“18 de febrero del 2022”, recordó entre risas.

Saez creció en el vecindario y ahora podía darse el lujo de mudarse y tener su propio espacio.

“Me encanta tener un pequeño patio trasero, como si ese fuera definitivamente el primero de la lista, cuando estaba buscando una casa”, dijo. Sáez pagó $175,000 y tiene restricciones para vender a cualquier persona que no sea otro comprador de bajos ingresos durante 20 años, pero no planea vender de todos modos.

“Mi esperanza es que a medida que mi hijo crezca, comience a trabajar y decida ir a la universidad, este podría ser un hogar para él, o espero incluso apoyar a un miembro de la familia, si es necesario”, dijo.

Jordan Parisse-Ferrarini fue uno de los primeros graduados del programa Jumpstart Philly en 2016. Ha rehabilitado más de 15 edificios en Filadelfia y ahora trabaja como inspector y mentor del programa. Foto: Nick de la Canal, WFAE.

Los graduados del programa son abrumadoramente diversos

Jordan Parisse-Ferrarini fue una de las primeras graduadas en 2016 y dijo que el programa estaba cambiando el aspecto de la ciudad y el aspecto de los desarrolladores inmobiliarios.

“Estoy viendo, por primera vez, más diversidad en el espacio inmobiliario y de inversión, como literalmente más inversionistas afroamericanos y de color dentro del espacio desde que comenzó este programa”, dijo.

Si bien el programa Jumpstart Philly está abierto a cualquier persona, aproximadamente el 85 % de los graduados son mujeres o personas de color, poblaciones que históricamente han estado subrepresentadas en los desarrollos inmobiliarios.

Para Parisse-Ferrarini, eso marca una gran diferencia. El desarrollo y la gentrificación están destinados a ocurrir en cualquier ciudad, dijo, “pero cuando eres capaz de empoderar a los miembros de la comunidad que están allí y que deben estar al frente y en la toma de decisiones y en la dirección de esos cambios , programas como este cambian las reglas del juego”.

Varias otras ciudades han iniciado programas similares utilizando el modelo Jumpstart Philly, incluidas Indianápolis, Oklahoma City y Wilmington.

Al menos dos organizaciones en Charlotte ya han comenzado a explorar un enfoque similar. LISC Charlotte y West Side Land Trust han financiado renovaciones de un puñado de viviendas que se vendieron a precios asequibles a residentes de bajos ingresos.

Ampliar esos programas hasta el nivel visto en Filadelfia podría ayudar a aumentar el stock de viviendas asequibles de Charlotte y lograr que más residentes participen en la creación y conservación de viviendas asequibles en la ciudad. Solo necesitarían la voluntad y la inversión.

Ilustración de Mariano Santillan

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *